Autonomía estratégica

Aparición, desarrollo y sentido del rótulo “autonomía estratégica”

1994 – Con un intervalo de 22 años respecto al primero, el Ministère des Armées de la República Francesa publica su segundo Libro blanco de Defensa. La “Guerra Fría” ha terminado, pero surgen nuevos conflictos bélicos como la primera Guerra del Golfo o, incluso en el corazón de Europa, las guerras de Yugoslavia. En este contexto geopolítico, se hacen patentes las debilidades de la defensa “europea” para originar una respuesta militar eficaz e independiente de los Estados Unidos de América. El citado documento recoge expresiones como “une action militaire autonome des Européens” (p. 33), “capacités militaires propres” (p. 33), “l’autonomie de l’Europe en matière de défense est possible” (p. 56), “l’Europe de la devra être capable de développer des capacités industrielles autonomes” (p. 118) o “la politique de défense et de sécurité commune” (p. 155). Concretamente, la expresión autonomie stratégique aparece en las páginas 50, 52, 78 y 139 “como parte de la progresiva afirmación del proyecto europeo de defensa” [dans le cadre de l’affirmation progressive du projet européen en matière de défense]. Por ejemplo:

“La détention d’un armement nucléaire indépendant, adapté autant que nécessaire aux risques stratégiques qui prévaudront dans les années à venir, demeurera un moyen essentiel pour la France de disposer de la marge de liberté dont elle a besoin pour défendre ses intérêts. L’indépendance nationale, celle de l’Europe à l’avenir, sont sans nul doute attachées à la possession de telles armes.

Mais les conditions de l’autonomie stratégique peuvent se modifier partiellement. Dans les dix années qui viennent, celle-ci ne reposera plus seulement sur la dissuasion nucléaire, le rôle de ces armes devenant, fût-ce temporairement, moins central, pour au moins deux raisons D’une part des menaces contre nos intérêts vitaux se sont estompées ou éloignées. D’autre part, les moyens des armées sont et seront, néanmoins, fortement sollicités pour des missions extérieures de prévention ou de règlement des crises, sans risque direct d’escalade nucléaire ni perspective de guerre totale” (Livre Blanc sur la Défense, p. 52).

1996 – “El 3 de junio de 1996, los ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN reunidos en Berlín acuerdan construir una Identidad Europea de Seguridad y Defensa (IESD) en el seno de la OTAN, como parte esencial de la adaptación interna que se está llevando a cabo en la Organización. Esto permitiría a los aliados europeos realizar una contribución más efectiva a las misiones y actividades de la Alianza y fortalecer el vínculo trasatlántico” (José María Santé Abal, “La evolución histórica de la seguridad europea”, en Un concepto estratégico para la Unión Europea, Monografías del CESEDEN, Ministerio de Defensa e Instituto Español de Estudios Estratégicos, p. 39).

1998 – Los días 3 y 4 de diciembre se reúnen el Presidente de la República Francesa, Jacques Chirac, y el Primer ministro británico, Tony Blair, en la denominada “Cumbre de Saint-Maló”. En la declaración conjunta que sirve de conclusión al encuentro leemos que “the Union must have the capacity for autonomous action, backed up by credible military forces, the means to decide to use them, and a readiness to do so, in order to respond to international crises” (Joint Declaration on European Defence. Joint Declaration issued at the British-French Summit, Saint-Malo, 3-4 December 1998).

1999 – El Consejo Europeo se reúne en Helsinki los días 10 y 11 de diciembre, tomando “una serie de decisiones que marcan una nueva etapa en el proceso de ampliación”, entre las que encontramos “una política común de seguridad y defensa consolidada”. Así, en las Conclusiones de la Presidencia se afirma:

“El Consejo Europeo ha destacado su determinación de crear una capacidad de decisión autónoma y, en aquellas operaciones militares en las que no participe la OTAN en su conjunto, la capacidad de iniciar y llevar a cabo operaciones militares dirigidas por la UE en respuesta a crisis internacionales. Este procedimiento, que evitará duplicaciones innecesarias, no implica la creación de un ejército europeo” (Conclusiones de la Presidencia, Consejo Europeo de Helsinki, 10 y 11 de diciembre de 1999).

2008 – Se publica, con un prefacio del Presidente de la República Francesa Nicolas Sarkozy, el tercer Livre blanc sur la défense et la sécurité nationale dedicado a definir la estrategia global de seguridad y defensa para la Francia de los años 2009 a 2020. Cinco años más tarde, sin embargo, es sustituido por otro Livre blanc a petición del entonces Presidente de la República François Hollande. En el documento de 2008 leemos:

“La France favorisera une plus grande mise en commun du renseignement, utilisée au bénéfice des moyens de commandement et de planification et à l’appui des engagements civils et militaires de l’Union. Dans ce contexte, seront privilégiés l’identification de thèmes de renseignement d’intérêt commun, le partage de documentation ouverte et issue des moyens d’observation spatiale des pays membres, l’échange de formateurs et de stagiaires. Ces moyens joueront un rôle essentiel pour l’autonomie stratégique de l’Union. Nos pays doivent donc réaliser et exploiter en commun des moyens d’observation, de transmission, de géolocalisation, de détection et surveillance des tirs de missiles, ainsi que de surveillance de l’espace.

La France estime nécessaire que l’Union dispose d’une capacité européenne permanente et autonome de planification stratégique. S’agissant de la planification opérationnelle et de la conduite d’opérations, l’Union est aujourd’hui dépendante de la disponibilité, soit des capacités de commandement nationales que seuls possèdent un petit nombre d’États membres, qui sont très sollicités, soit de moyens de l’OTAN. Le développement de ses interventions extérieures appelle donc la montée en puissance de capacités européennes dans ce domaine. La France estime nécessaire, en outre, de prendre des dispositions pour que les opérations militaires et les missions civiles de l’Union soient placées sous une direction stratégique unique à Bruxelles” (Livre blanc sur la défense et la sécurité nationale, 2008, p. 90).

2010 – El diputado al Parlamento Europeo Arnaud Danjean, entonces miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y presidente de la Subcomisión de Seguridad y Defensa, presenta una propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre la aplicación de la Estrategia Europea de Seguridad y la Política Común de Seguridad y Defensa. El término “autonomía estratégica” aparece en dos ocasiones:

“[…] la Unión debe potenciar su autonomía estratégica mediante una política exterior, de seguridad y de defensa (PESD) sólida y eficaz, orientada a preservar la paz, prevenir los conflictos, reforzar la seguridad internacional, proteger la seguridad de los ciudadanos europeos […]”.

“[…] mantener la autonomía estratégica y la soberanía operativa desde una perspectiva europea […]” (INFORME sobre la aplicación de la Estrategia Europea de Seguridad y la Política Común de Seguridad y Defensa (2009/2198(INI)).

2013 – La Comisión Europea emite una comunicación al Parlamento Europeo titulada Hacia un sector de seguridad y defensa más competitivo y eficiente donde leemos:

“Europa debe ser capaz de asumir sus responsabilidades en relación con su propia seguridad y con la paz y la estabilidad internacionales en general. Para ello, se requiere un cierto grado de autonomía estratégica: si quiere ser un socio fiable y digno de crédito, Europa debe poder decidir y actuar con independencia de las capacidades de terceros. Por consiguiente, es fundamental disponer de seguridad de abastecimiento, acceso a las tecnologías esenciales y una soberanía operativa” (Comisión Europea, COM(2013) 542 final, 24 julio 2013, p. 3).

2015 – El Centre for European Policy studies publica el informe More Union in European Defence, dirigido por Javier Solana, “former EU High Representative for CFSP, Secretary General of NATO and Foreign Minister of Spain”. En el texto, se valora el papel de la Unión Europea como actor en un “mundo multipolar” y la necesidad de mayor integración en el ámbito de la Defensa:

“Increased cooperation between member states and the development of a strong, integrated defence industry are prerequisites to enhancing the EU’s strategic autonomy and its ability to act as a security provider on the international stage” (CEPS, More Union in European Defence, p. 4).

2016 – La “Estrategia global para la política exterior y seguridad de la Unión Europea” titulada Una visión común, una actuación conjunta: una Europa más fuerte se publica acompañada de un prólogo de la entonces Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Federica Mogherini, quien afirma:

“La estrategia alimenta la ambición de una autonomía estratégica para la Unión Europea. Ello es necesario para promover los intereses comunes de nuestros ciudadanos, así como nuestros principios y valores. Pero somos conscientes de que estas prioridades se defienden mejor si no estamos solos. Y se defienden mejor en un sistema internacional basado en normas y en el multilateralismo. No es momento de policías globales ni de guerreros solitarios. Nuestra política exterior y de seguridad ha de gestionar las presiones globales y las dinámicas locales, debe enfrentarse a superpotencias y a identidades cada vez más fracturadas. Nuestra Unión va a trabajar para reforzar a nuestros socios: seguiremos profundizando el vínculo transatlántico y nuestra asociación con la OTAN, y además conectaremos con nuevos interlocutores y estudiaremos nuevos formatos” (Consejo Europeo, Una visión común, una actuación conjunta: una Europa más fuerte, p. 4).

2017 – La Comisión Europea emite una comunicación sobre la Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establece el “Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa”

“La propuesta para un Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa (en lo sucesivo, «el Programa») tiene como objetivo aumentar la competitividad y la innovación de la industria de la defensa de la Unión, incluida la ciberdefensa. Esto podría lograrse principalmente fomentando una mejor explotación de los resultados de la investigación en materia de defensa, promoviendo la colaboración entre empresas en el desarrollo de productos y tecnologías de defensa y favoreciendo los esfuerzos de los Estados miembros por cooperar, con el objetivo de garantizar que la base tecnológica e industrial europea en el ámbito de la defensa sea capaz de satisfacer plenamente las necesidades de seguridad actuales y futuras de Europa. Esto, en última instancia, ayudaría a aumentar la autonomía estratégica de la Unión y a reforzar su capacidad para actuar con sus socios” (Comisión Europea, COM(2017) 294 final 2017/0125 (COD), p. 2).

2018 – El 25 de junio se lanza la Iniciativa Europea de Intervención (IEI) bajo el liderazgo francés, con el acuerdo de los ministros de defensa de 9 países europeos (Bélgica, Dinamarca, Estonia, Francia, Alemania, Países Bajos, Portugal, España y el Reino Unido). Entre sus objetivos, leemos el de “Renforcer l’autonomie stratégique de l’Europe” (Ministère des Armées, L’initiative européenne d’intervention). Anteriormente, el Presidente de la República Francesa Emmanuel Jean-Michel Frédéric Macron afirmaba en su Discurso Initiative pour l’Europe – pour une Europe souveraine, unie, démocratique lo siguiente:

“En matière de défense, notre objectif doit être la capacité d’action autonome de l’Europe, en complément de l’OTAN. Le socle de cette autonomie a été posé, avec des progrès historiques intervenus ces derniers mois. En juin dernier, nous avons posé les bases de cette Europe de la Défense ; une coopération structurée permanente, permettant de prendre des engagements accrus, d’avancer ensemble et de mieux nous coordonner ; mais aussi un Fonds européen de défense afin de financer nos capacités et notre recherche. Ce socle indispensable, nous sommes en train de lui donner un contenu, à travers les échanges des différents Etats-membres qui souhaitent avancer en cette direction” (Emmanuel Macron, Initiative pour l’Europe – Discours d’Emmanuel Macron pour une Europe souveraine, unie, démocratique, 26 de septiembre de 2017).

2019 – El 22 de enero el Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, y la Canciller de la República Federal de Alemania, Angela Merkel, firman un nuevo tratado de cooperación e integración franco-alemán con el que se refuerza la “amistad franco-alemana” sellada en el Tratado del Elíseo en 1963 entre el Canciller Federal Konrad Adenauer y el Presidente de la República Francesa Charles de Gaulle. Entra en vigor justo un año después. En el artículo 3 del Capítulo segundo, titulado “Paz, seguridad y desarrollo”, leemos:

“Les deux États approfondissent leur coopération en matière de politique étrangère, de défense, de sécurité extérieure et intérieure et de développement tout en s’efforçant de renforcer la capacité d’action autonome de l’Europe. Ils se consultent afin de définir des positions communes sur toute décision importante touchant leurs intérêts communs et d’agir conjointement dans tous les cas où ce sera possible” (Traité entre la république française et la république fédérale d’ allemagne, sur la coopération et l’ intégration franco-allemandesTraité d’Aix-la-Chapelle).

2020 – La crisis derivada de la pandemia de COVID-19 expande y multiplica el uso del término “autonomía estratégica” más allá de las fronteras conceptuales de la Seguridad y Defensa. Así lo reconoce el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea Josep Borrell: “la autonomía estratégica se ha ampliado a nuevos ámbitos de naturaleza económica y tecnológica, como ha puesto de manifiesto la pandemia de COVID-19″ (Josep Borrell, Por qué es importante la autonomía estratégica europea). En esta misma línea, la Fundación Carolina, junto con la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), resumía una de las intervenciones en el webinar “Autonomía estratégica en América Latina y Europa: ¿por qué? y ¿cómo?” del siguiente modo: “Tres hitos marcan la evolución de la ‘autonomía estratégica’ en la UE: su Estrategia exterior de 2016, la Administración Trump y la COVID-19” (Fundación Carolina, Autonomía estratégica en América Latina y Europa: ¿por qué? y ¿cómo?). En su Discurso de clausura del Foro Económico de Bruselas, titulado Plan de Recuperación: reforzar la autonomía estratégica de Europa, el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel afirma:

“Creemos en nuestro futuro. Y estamos enviando un mensaje claro: Europa está unida y tiene confianza. Anclada en sus valores, Europa proyecta su poder. Y estamos dispuestos a actuar para transformar nuestro modelo económico y social con un objetivo constante: mayores beneficios para nuestros ciudadanos.

«La autonomía estratégica europea» no son meras palabras. La independencia estratégica de Europa es nuestro nuevo proyecto común para este siglo. En interés de todos.

Setenta años después de los padres fundadores, la autonomía estratégica europea es el objetivo número uno de nuestra generación. Para Europa, este es el verdadero inicio del siglo XXI. Muchas gracias” (Charles Michel, Plan de Recuperación: reforzar la autonomía estratégica de Europa).

2021 – En el Boletín Económico del Banco de España aparece un artículo titulado “La autonomía estratégica abierta de la UE” donde se afirma: “Si bien no existe aún un consenso pleno sobre las implicaciones de este objetivo, con carácter general, la Autonomía Estratégica Abierta (AEA) recoge la aspiración de la Unión Europea (UE) de proyectar de forma independiente su influencia en el escenario mundial —reforzando el marco de gobernanza multilateral y el diálogo y la cooperación con los socios exteriores— y defender, al mismo tiempo, sus intereses y valores en el ámbito externo e interno” (L’Hotellerie Fallois Armas, Pilar; Manrique Simón, Marta Isabel y Millaruelo de la Fuente, Antonio, “La autonomía estratégica abierta de la UE”, Boletín económico 1/2021, p. 31). En septiembre, el Presidente del Gobierno Español, Pedro Sánchez Pérez-Castejón, “reclama una solución común europea al alza del precio de la luz”, afirmando en una cumbre “euromediterránea” celebrada en Atenas lo siguiente:

“Es un problema europeo y tenemos que encontrar soluciones a nivel europeo, porque es así como vamos a poder hacer valer nuestro peso específico en las relaciones internacionales de cara a la autonomía estratégica. Hay que empezar a pensar en una autonomía estratégica de la energía y, por qué no pensarlo, también del gas natural” (La Moncloa. 17/09/2021, Pedro Sánchez defiende una solución europea al problema compartido del alza del precio de la energía).



Citar este post
Alejandro Sánchez Berrocal (2021, 16 octubre). Autonomía estratégica. Grupo de Estudios sobre Europa. Recuperado 25 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/ol9g

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search