Entrevista a Joseph Halevi: la crisis entre Recovery Fund y MEDE

Autor: r/project

Publicado originalmente en: r/project.it, 31 de agosto de 2020.

Nota previa: esta entrevista fue realizada mientras estaba estallando la pandemia de Coronavirus. Luego se añadió un post scriptum redactado por el entrevistado a modo de actualización.

 

Pregunta: Sobre la crisis económica, derivada de la propagación a escala internacional de la pandemia, se están haciendo muchas comparaciones históricas: con el 1929, con el 2008… entre otras. ¿Para ti tienen sentido?

 

Respuesta: No. Y no lo tiene porque esas comparaciones solo pueden hacerse ex-post, gracias a los análisis comparados que permiten ver las diferencias. Por ejemplo, la crisis del decenio 1929-1939, que se resolvió con la “bella” guerra que trajo la plena ocupación a los EEUU mientras que Hitler (con su banquero Schnacht, inventor de unos bonos especiales que funcionaban como moneda paralela permitiendo el rearme sin llamar la atención), ya llegó al pleno empleo en la segunda mitad de los años treinta.

 

La comparación puede hacerse con las crisis precedentes, como la de finales del siglo XIX, entre 1870 y 1875, sobre la cual Paolo Sylos Labini escribió un ensayo fantástico, el mejor que haya leído, y a pesar de haberme tenido que mover por todo el mundo universitario durante 45 años todavía no he topado con un libro de igual espesor. El ensayo se titula “Algunos aspectos del desarrollo económico de un país capitalista ahora avanzado (Inglaterra)” y fue publicado en la colección de ensayos del mismo Paolo Sylos Labini titulada Problemas del desarrollo económico, aparecida en 1970 en la editorial Laterza. Sylos Labini desarrolla un análisis comparado entre la crisis de 1870-75 y la de 1930, tanto para Gran Bretaña como para los Estados Unidos.

 

Y la diferencia se capta inmediatamente: se trata de la oposición drástica de los precios industriales, las materias primas y los productos agrícolas. Esto se ve sobre todo de manera muy clara en los Estados Unidos, que fue el país más industrializado con la mayor productividad agrícola del mundo. En la crisis de 1875 la fuerte caída de los precios afectó tanto a los productos agrícolas como a los industriales. En general, la crisis que estalló en el último cuarto del siglo XIX afectó más a los precios que a la producción. La Gran Depresión de 1930-32 consistió en un colapso de los precios agrícolas, mientras que con los precios industriales la cosa era diversa. Para las industrias más cercanas a las materias primas, los precios cayeron porque los precios de las materias primas se desplomaron; las industrias más mecanizadas y todavía más oligopólicas, más concentradas, sufrieron una caída de precios de solo un 5, 6 ó 10%. En ese momento, el ajuste en la industria se produjo principalmente a través de las cantidades, es decir, a través de la caída de la producción y el desempleo. En cambio, la producción se mantuvo inalterada en la agricultura e incluso aumentó ligeramente mientras que el desastre industrial redujo de manera drástica la demanda de productos agrícolas. El resultado fue el colapso de los precios agrícolas y un gran éxodo rural como lo describe Steinbeck, ya que las granjas fracasaron, especialmente las más marginales que no pudieron pagar las deudas y obtener más préstamos, con la consiguiente emigración masiva a California, etc. ¿Cuál puede ser la posible comparación entre nuestros días y el 29? Yo diría que poco puede decirse, porque la dinámica y la génesis misma de la crisis es diferente. La diferencia es abismal también con la del 2008 porque esta se debió a la sobreacumulación de capital financiero a través de una enorme emisión de crédito, gracias a los nuevos derivados financieros, con los que pensaron que sería posible enriquecerse más ya sea mediante valores de futuro o sea apostando a futuros fracasos. Pensaron, de este modo, que tenían el juego en sus manos, que podían ganar pasara lo que pasara. Y efectivamente ganaron, no porque encontraran un modelo adecuado de derivados bien estructurados, sino porque fueron salvados por el Estado. Por eso ganaron: demostraron ser el sector de capital ganador en su capacidad de determinar las opciones económicas de los Estados. Esto fue hecho por todos: Alemania, Estados Unidos, Italia –con el Monte dei Paschi– y los británicos. Con diferentes modalidades y restricciones, pero todos lo hicieron.

 

Pregunta: ¿Cómo valoras la reacción de la UE frente a la crisis?

 

Respuesta:Se han visto obligados a abandonar los parámetros habituales, pero es todo un truco: ahora dicen que harán la vista gorda con quienes se excedan, pero luego volverán. De lo contrario esta cosa del MEDE no debería ni existir, ya que es también una trampa, como diré en un momento.

 

Lo que ha sucedido es que con las medidas tomadas por culpa del virus, el suministro y la oferta se han detenido, la producción ha parado y la gente se ha quedado en casa. Muchas fábricas han seguido adelante, las esenciales, pero muchas otras han cerrado. Aunque el 60% continuara produciendo, el 40% se detuvo, pero incluso con solo el 20% ya sería un golpe tremendo. De este modo sucede que los ingresos fiscales disminuyen, porque la facturación baja, y si las fábricas ya no pagan salarios el gravamen sobre ellas disminuye. En resumen, se reducen los impuestos pero no los gastos. Esto ocurre en todas las crisis, pero en esta ocurre de forma masiva; así, se espera que las deudas públicas resultantes del déficit creado aumenten en todas partes. En varios niveles. Incluso se espera que Alemania alcance el 100% mientras antes estaba en el 62% –alrededor de los parámetros de Maastricht– ayudada por los tipos de interés negativos de sus bonos del tesoro, el Bund. Por lo tanto, podría emitir deuda beneficiándose de una menor carga pues, como demostró Luigi Pasinetti, esta depende de la diferencia entre el tipo de interés y la tasa de crecimiento del PIB nominal.

 

Francia llega sobre el 119-120%. Son previsiones hechas sobre la base de sus propios cálculos. Italia alcanzará el 140-150%, porque entre otras cosas es uno de los países donde se espera que la caída de la producción sea mayor: se habla de un 5-6% en Alemania, mientras que en Italia del 10%.
En Inglaterra también parece que será una catástrofe, y ya cuentan con un aumento enorme del déficit. Sin embargo, esto no es para ellos un problema financiero grave, mientras que sí lo es para Europa. Es obvio que han volado por los aires los parámetros de Maastricht. Ahora han tenido que hacerlo a la fuerza pero habrían volado igualmente.

 

Pero en realidad no se han eliminado, porque cuando la emergencia sea declarada concluida iniciarán los movimientos sobre el MEDE y otras maniobras similares, por lo que sí, han sido suspendidos por un momento, pero serán reintroducidos nuevos criterios. No dirán que la deuda acumulada durante la crisis no será considerada, porque haciendo esto deberían hacer una mutualización de la deuda.

 

Y esto no quieren hacerlo, por lo tanto se volverá a una cierta normalidad, tocará volver a pagar, etc.

 

Pregunta: ¿Podrías explicar el asunto del fondo de rescate, el MEDE?

 

Respuesta:Esta cosa del fondo de rescate [Salva Stati] es un fondo que en realidad nadie quiere usar, ya que tiene consecuencias negativas por dos razones.

 

En primer lugar, cuando dicen que no hay condicionalidad eso no es verdad. En un artículo publicado en el Financial Times se explica de manera muy clara: hay cláusulas de condicionalidad. Lo ha subrayado también Wolfgang Munchau, que es un periodista muy importante del Financial Times y ha sido jefe del Financial Times Deutschland, en un tweet de Eurointelligence, fundada por él, donde ha dicho que Italia y España han cometido un gran error al aceptar una cláusula en la que se incluye la condicionalidad. Por lo tanto el MEDE en su nueva formulación no pide condicionalidad al momento, sin embargo sí afirma que se deben proponer programas de reestructuración que favorezcan el crecimiento y este es el lenguaje de la Troika.

 

Es lo mismo que han dicho para Argentina y otros países. Dicen que quieren estimular el crecimiento, pero ¿dónde está la demanda? Porque sus reestructuraciones para aumentar el crecimiento implican congelar el gasto. Es un enfoque desde la oferta… Y el crecimiento no nace de la oferta. Eso podía suceder en tiempos de Adam Smith, pero más adelante no, el crecimiento nace de la demanda.

 

Además, hay otro aspecto del MEDE que se ha subrayado en un blog de Il Sole 24 ore de manera muy adecuada: ¿por qué [el MEDE] implica un daño? Porque la deuda pública se ha financiarizado, mientras que antes era una relación entre el Tesoro y la Banca Central. Han financiarizado la deuda pública desde los años ochentas en adelante; lo han hecho Italia y Francia, casi al mismo tiempo con dos operaciones muy similares. Mientras Alemania no lo ha hecho y poco antes del nacimiento del euro el gobierno alemán creó una agencia financiera pública que compra los Bund y los mete en el depósito del Bundesbank para así no violar los tratados europeos. Esto lo han hecho de manera simultánea a la entrada en vigor del euro. En el 2000 ya tenían lista esta agencia, aunque también otros países podrían haber hecho lo mismo y nadie les habría dicho nada. Si no lo han hecho ha sido porque Francia e Italia estaban contentos con esta situación. Excepto Fazio, el gobernador de la Banca d’Italia y algunos de sus colaboradores, pero todos los demás estaban contentos porque así impulsaban la deflación salarial. Este es el punto: toda la construcción del euro ha sido un instrumento para la deflación salarial.

 

Alemania ha tomado precauciones con dos instrumentos de peso: primero, las así denominadas leyes fundamentales de la ex República Federal gracias a las cuales su autonomía no debe verse afectada por la aplicación de un sistema de protección. Lo han hecho así porque otros no lo han hecho.

 

El otro instrumento de protección es el tribunal de Karlsruhe, que examina si las normas europeas contradicen las leyes fundamentales y, si lo hacen, remiten el asunto al parlamento alemán.

 

Algo así no sucede en Italia, sino que se apresuraron para cambiar las reglas presupuestarias, cambiar la Constitución para equilibrar el presupuesto, no con un referéndum, sino con una mera operación parlamentaria.

 

Si los alemanes tienen sistemas de autoprotección y los otros no… Al final que cada palo aguante su vela [alla fine chi è causa del suo mal pianga se stesso].

 

Por cierto, los alemanes ahora se lanzan más que nadie a una política expansiva, pero solo para ellos. Todo el mundo lo haría solo para sí mismo si existiera la oportunidad de hacerlo. Y es que un sujeto general colectivo en Europa no existe y para eso habrá que esperar a que las ranas críen pelo [per aspettare che arrivi il cavallo dovrà campare a lungo senza un’ombra d’erba], lo cual es imposible.

 

Pregunta: ¿Pero esta política expansiva la hacen porque consiguen aprovecharse también de esta última crisis?

 

Respuesta: No es tanto que se aprovechen como que ellos lo han hecho los primeros antes de que llegaran los británicos o los franceses.

Había en el Financial Times de hace unos días una lista en la que se ve cómo Italia y España son los países más a la cola.

 

Pregunta: En Italia hay una campaña contra los así denominados países del norte, in primis Alemania, como si estos países fueran los únicos responsables de la situación que estamos viviendo. Según tu opinión, ¿este “anti-germanismo” está justificado o no?

 

Respuesta:Yo diría que más bien no. Pero esto no significa que los alemanes, los holandeses, etc., quieran una política justa. Es como la situación en América Latina, donde existía la escuela de la dependencia, la cual explicaba su situación haciendo referencia a la relación asimétrica con el imperialismo Yanqui. De esta manera se olvidaban de todos los problemas internos de los países latinoamericanos: la estructura de clases y todo lo demás. Ahora sucede un poco lo mismo. Y no es que no hubiera imperialismo de EEUU, como bien muestra García Márquez en Cien años de soledad, cuando llega a Macondo la food company y destruye todo el entorno y Macondo desaparece.

 

Ahora la situación es parecida. Por ejemplo Suecia tiene esa posición de no abrir el grifo del dinero, no porque sea un satélite de Alemania, sino porque tiene un superávit exterior muy alto: 7-8% del PIB, al igual que Noruega, que no forma parte de la Unión Europea, pero que si estuviera dentro tendría exactamente la misma posición que Alemania y por la misma razón; aunque los precios del petróleo han bajado y por lo tanto es un poco menos, con su superávit exterior financió su presupuesto interno y al final tuvo dos superávits, uno interior y otro exterior, así que si hoy le pidieras a Noruega que dé dinero a otros, diría que no. Todo esto se debe a la estructuración del capitalismo europeo en el que existe un gran polo alemán, productivo pero siempre más de tipo bancario-financiero. Su dimensión bancaria está podrida, están peor que la del Monte dei Paschi di Siena. Y por eso necesitan mucho dinero para financiar sus bancos, porque son un desastre total. Todo esto tiene como origen el hecho de que Alemania también ha financiarizado su economía, en esto el socialdemócrata Gerhard Schroeder ha tratado de imitar el modelo inglés. El resultado fue que, mientras que antes Alemania se caracterizaba por una coordinación del sistema bancario con las actividades productivas e industriales, posteriormente los bancos alemanes han mutado y no se han liberado, como los americanos, de los productos tóxicos y otras porquerías por lo que tienen que absorber el dinero público. Por eso no quieren dar dinero.

 

El otro polo es el inglés, de carácter financiero y que se concentra en la ciudad de Londres.

 

Estos son los dos polos del capital europeo, en medio existe un tercero que es el complejo militar-industrial francés flanqueado por su sistema bancario, que también hace aguas, pero no tanto como el alemán.

 

Teniendo en cuenta esto, el modo en que se ha construido después de Maastricht impide el funcionamiento de la Unión Europea como sistema federal.

 

Y solo con unas finanzas federales es posible afrontar los problemas desde la macroeconomía: la Unión Europea no hace macroeconomía. La eurozona otorga créditos y por lo tanto tocar pagar, no hay nada más que hacer. Entonces, si se quiere salir de esto es necesario volver a poner en discusión la estructura de la Unión Europea. Pero algo así debería impulsarlo un país fuerte con una clase política creíble y, sin embargo, el único país que puede hacerlo, a nivel institucional y de sistema tecnocrático, etc., es Francia, que sin embargo no quiere dar el salto a una dimensión federal, ni está entre sus planes.

 

Tampoco quiere Francia un enfoque keynesiano. Los franceses han sido los primeros que, junto a Italia, con el acuerdo del PCI y con Andreotti, Andreatta y Ciampi, escindieron el Tesoro y la Banca d’Italia, imponiendo a esta última una política antinflacionista; todo esto en 1981 para el caso italiano y en 1984 para el francés. Es una operación elevadamente deflacionista que tenía como objetivo reforzar el franco en el marco del SME, acercándolo siempre más y más al marco alemán e imponiendo con esto una deflación salarial. Concluyendo, Francia no es keynesiana, pero hace salir a Keynes del armario cuando las cosas no van bien. Porque Francia sabe que sus cifras macroeconómicas no se sostienen a menos que Alemania cierre los ojos.

 

Pero nadie plantea esto, y es lo que molesta en todo este dogmatismo: no es la primera vez que algo así ha sucedido. Debería haber sido más preciso cuando atacaba la política alemana en la época de la crisis griega, pero lo vi como una expresión de la posición oligopolística del capital alemán en Europa. La posición de Alemania habría sido la misma que la de los otros estados con grandes superávits exteriores.

 

En ese momento estaba atacando a Alemania porque debería haber hecho una política keynesiana, haber encarnado el volante keynesiano de Europa. En esencia, estaba haciendo un argumento keynesiano: Alemania es el núcleo de los superávits externos y, como sabemos, en Keynes estos deben ser eliminados para que la demanda pueda mantenerse.

 

La economía monetaria, por lo tanto multisectorial, no es la que guarda el grano en caso de sequía, no se pueden guardar los coches. Así que la idea es que los excedentes tienen que perderse de alguna manera. Las empresas obtienen beneficios, pero no pueden conservar y rentabilizar excedentes. En este momento necesitamos las instituciones como lo hicimos después de la guerra, instituciones como la unión europea de pagos y el Plan Marshall, que ayudaron en este sentido.

 

Sin embargo, en Italia, ya en la época de Monti, me di cuenta de que había una crítica antialemana, ad hominem, contra los alemanes en cuanto tales. No es así como se plantea un problema y me decepcionó ver que mis propios análisis estaban siendo utilizados por chacales políticos. Ya se lo dije a Bellofiore.

 

Volviendo a nuestros días, los gobiernos alemanes tienen una responsabilidad gravísima, pero como la tienen otros. Para afrontar el problema es necesario volver a poner en discusión toda la estructura institucional europea: ya sea la eurozona o la Unión Europea, porque las dos cosas están relacionadas y solo así es posible crear una Europa integrada en lugar de una zona enredada en sí misma. Muchos gritan y se alteran, pero solo hay vacío: no son capaces de hacer una salida unilateral, ni de poner en duda la estructura de la UE, porque entonces serían aplastados, en primer lugar por Francia, así que intentan engancharse al carro francés y empujarlo hacia el Fondo de Recuperación. Pero esto solo sucederá con criterios de condicionalidad muy fuertes.

 

En este asunto España ha perdido ya, después de haber adoptado una posición muy avanzada diciendo “aceptamos el acuerdo pero a condición de que haya un Plan Marshall europeo”, propuesta que se ha transformado en el Recovery Fund. Esta es una idea francesa y española, pero en esto han perdido y como tantos han señalado, el Recovery Fund será en realidad un préstamo. La única vía posible es encontrar las posibilidades en el interior de cada país.

La austeridad debe ser evitada porque hunde todo. En Italia se ha visto ya el resultado con la austeridad de Monti: los recortes en la sanidad, etc.

 

Francia no está mejor: tienen instituciones estatales más fuertes, está menos desmoronada. El virus ha sacado todo a la luz: la incapacidad de producir mascarillas y mucho más. No tiene una brecha tan fuerte entre el norte y el sur como en Italia, donde la austeridad se incorporó a un sistema que ya era enclenque y con unos números de crecimiento muy bajos. Y con una gran presión de la deuda, si bien no debida a un gasto excesivo (Italia no tiene déficit primario desde hace casi treinta años, lo que significa que el presupuesto está en superávit y por lo tanto la gente recibe menos servicios de los que paga al Estado).

 

Italia hizo el gran salto al endeudamiento entre 1980 y 1991 que después ha aumentado lentamente hasta el gran salto post-2008; no porque hubiera un gigantesco déficit público, sino por la financiarización de la deuda, la prima de riesgo y otros factores.

 

La deuda pública no aumenta necesariamente porque aumentan los gastos, esa es una visión familiar de la deuda pública, que aumenta si se financiariza.

 

Este es un problema que no se puede afrontar a nivel europeo, a no ser que nos presentemos de manera firme y dura, y esto Italia no puede hacerlo porque es un país profundamente débil y por lo tanto incapaz de presentarse de un modo fuerte. Así que la solución solo se puede encontrar internamente. Italia podría hacer como España hace unos años, que decidió aumentar el déficit para afrontar la situación recesiva, de esta manera la economía en parte se recuperaría: el desempleo del 25% al 15-16% actual. Aunque de todos modos llega el momento en que haya que tener en cuenta los parámetros y, debido a la acumulación de deuda y los vínculos externos llega el momento de volver atrás.

 

La alternativa es encontrar un instrumento interno y pienso –también por haber seguido diversos debates– que este podría ser una moneda paralela. Porque no habrá oportunidad alguna de “keynesianizar” Europa.

 

Veamos situación definida en un informe de Standard & Poor’s del que Il Sole 24 ore ha publicado un resumen. En este informe se dice que la deuda italiana es preocupante, pero que una economía como la italiana podría aguantarlo, pero no es capaz debido a los vínculos europeos. De manera opuesta a Gran Bretaña, que puede emitir deuda sin riesgo alguno porque está cubierta por la banca central, Italia no puede hacerlo; por lo tanto la deuda italiana es un problema. Aquí entra en escena el MEDE que incluso en su nueva fórmula nadie quiere usar. ¿Pero quién debería usarlo? Alemania no porque no lo necesita, Holanda todavía menos, todos los países similares a estos no; así que nos quedan Bélgica –que tiene una deuda elevada pero sin prima de riesgo–, Francia –que puede obtener en el mercado de capitales préstamos con mejores condiciones respecto los números del MEDE, como la misma Bélgica por otra parte–, por lo que las candidatas serían Italia y España. Pero estos dos países no quieren recurrir al MEDE, porque la condicionalidad impuesta quiere decir políticas de recesión, es decir la Troika, que cuando dice no querer políticas recesivas miente. La Troika significa políticas como en la época de Monti, o incluso peor.

 

Lo más grave de esto es que recurrir al MEDE ofrece una señal –con la financiarización de la deuda, que es poseída por las grandes sociedades financieras: inversores institucionales que especulan a través de los BTP y productos derivados– que revelaría serias dificultades, teniendo que rebajar el valor de la deuda al ser considerada de riesgo.

 

Así que solución interna. Al principio fui cauteloso con un instrumento monetario paralelo [moneta fiscale] por ignorancia. Pero finalmente estudiando y leyendo lo que escribe Stefano Sylos Labini me he convencido de que quien lo propone tiene razón. Pero dudo que lleguemos a eso porque en el parlamento ningún partido tiene la capacidad técnica ni cultural para hacerlo.

 

Post scriptum
En relación a la política económica toda la primavera y el verano han sido empleados en hablar primero del MEDE, después del Recovery Fund, después algo más del MEDE, del cual se continuará diciendo tonterías. En el mes de mayo una intervención de Stefano Fassina –pésimo político, del cual hay que desconfiar absolutamente, pero siendo macroeconomista las relaciones contables las entiende y conoce los detalles jurídicos porque sabe leer los documentos– ha mostrado cómo con el MEDE la condicionalidad –y por tanto la “troika”– no desaparece, sino que se posterga. El texto de Fassina es importante porque recorre todos los aspectos jurídicos del MEDE (https://www.sinistrainrete.info/articoli-brevi/17767-stefano-fassina-la-trappola-nel-mes-m5s-resistete.html). Sin embargo, Fassina, aunque rechaza el MEDE, cae en la trampa de la renovada política de compra de títulos por parte del BCE, argumentando que está bien. Pero no funciona porque proporciona dinero a los bancos que no invierten al no haber demanda. Están más preocupados por sus cuentas y balances, así que el dinero vuelve sustancialmente a los depósitos del propio BCE pagando intereses, visto que los tipos son negativos. Ya nada llega a la economía “real”, prácticamente nada. Las operaciones del BCE aumentan la hipertrofia financiera que no nos sirve de nada. Poco después, la atención de los medios de comunicación se ha centrado en el Fondo de Recuperación lanzado en Bruselas el mes de julio. A pesar del alboroto, aquí las cosas están todavía más claras que en el MEDE. Por ahora el documento oficial (https://www.consilium.europa.eu/media/45109/210720-euco-final-conclusions-en.pdf) de 68 páginas no menciona las cantidades para cada uno de los países, por lo que no sabemos las cifras de Italia. El documento, no obstante, deja muy claro que los 750 mil millones de euros para toda la UE se dividen en 390 a “fondo perdido” y 360 en préstamos. En realidad prácticamente nada es “a fondo perdido”. De hecho el reembolso comenzará en 2023 y se extenderá hasta 2048 con una cuota anual de 29 mil millones y algo. 29×25= 725 mil millones de euros. Como resultado, se espera que se reembolsen 725 mil millones de los 750. Mario Monti fue directamente al grano en el Corriere de la Sera poco después del culebrón de Bruselas en que afirmaba correctamente que cada acuerdo con “Europa” implica condiciones. Por lo demás, sabemos muy bien que Italia debe a menudo devolver el dinero que recibe de la UE, de la que es contribuyente neto, porque la financiación europea requiere fondos de contrapartida italianos que el país no puede garantizar […]. Una vez terminado el alboroto sobre el Recovery Fund, se comprende que no era esa fuente salvífica que habían hecho creer al limitado grupo de personas que leen los periódicos. Están de vuelta con el MEDE, con Prodi golpeando el bombo. Mistificadores patéticos: compiten por endeudar el país.

 

Traducción de Alejandro Sánchez Berrocal.

 

* Agradecidos al autor de la entrevista y a Fabio, de la redacción de Rproject.it, por permitirnos traducir y publicar esta entrevista en español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search